Logotipo.png
SLOGAN.png
Víctima de una bala perdida quedó en silla de ruedas, pero con el deporte encontró su esencia
Publicado: 06/15/20 01:23:p. m.

Las clases virtuales de la Secretaría Nacional de Deportes continúa desarrollando actividades para atletas con discapacidad, como Rodrigo Picardo, quien hoy realizó entrenamientos para personas en sillas de ruedas. Rodrigo es integrante del Club Yakarueda, quien tras perder la movilidad a causa de una herida de bala perdida a los 2 años, encontró en la práctica deportiva una motivación.

EL club Yacaruedas aglutina a diferentes atletas en sillas de ruedas que encontraron en la práctica deportiva bienestar físico y social. Cabe destacar que el Rugby en silla de ruedas pueden practicar todas las personas con discapacidad física. Las reglas de este juego requieren que los deportistas que lo practican tengan una discapacidad que afecte total o parcialmente ambas extremidades inferiores y superiores. Es un deporte mixto, con hombres y mujeres compitiendo en el mismo equipo.

Rodrigo Picardo y su experiencia

Para Rodrigo es una gran experiencia poder mostrar sus conocimientos a través de las clases virtuales “La verdad que es la primera vez que realizó entrenamiento a través de plataformas digitales, es algo muy positivo poder demostrar lo que podemos hacer desde casa, sin ningún inconveniente desde lo que tengamos mano”.

El atleta forma parte del Club Yakaruedas desde hacer 7 años “Yo inicié esta hermosa experiencia, cuando estaba realizando mi rehabilitación, ahí me invitaron a formar parte del Club, tras charla que tuve con una persona, me acerque a las prácticas que se realizaban en la Secretaría Nacional de Deportes, desde ese momento descubrí que eso me hacía feliz”.

Rodrigo mencionó que desde el principio lo atrapo este deporte “para mí fue un cambio en mi vida, inclusive mucha gente que llegó después a “probar” ya no lo dejaban por el beneficio fisco y emocional, que causa en nosotros entrenar esta modalidad deportiva”.

El para atleta fue víctima de una bala perdida cuando tenía 2 años y según relata, “lo mío fue por un accidente de bala perdida en año nuevo, a consecuencia de eso pase toda mi niñez y adolescencia prácticamente sin practicar ningún deporte. Fui al colegio, los profesores de educación física intentaban que practiqué algún deporte adaptado para mí, pero no me convencía mucho”, dijo.

Día a día con los Yacaruedas

“Puede acompañar como sparring a diferentes competencias internacionales, por cuestiones de reglamento, mi lesión no me permite formar parte del plantel oficial. En cuanto a otros tipos de discapacidad me sorprendí bastante de como personas sin manos, por ejemplo, puedan jugar sin ningún inconveniente. Además de ver a personas que antes prácticamente no se podían mover ahora vuelan en esta disciplina. Realmente es un deporte muy bueno porque te hace trabajar y crecer, no solo como jugador sino también como persona”

“Participar en torneos internacionales fue de gran experiencia para mí, ver personas que se matan día a día entrenando y ver esos resultados en competencias es de alto nivel, los atletas que prácticamente viven del deporte muestran sus experiencias en la cancha, realmente no podemos darnos cuenta siquiera que es una persona con alguna discapacidad”

“Les digo que se animen y que cuando termine la cuarentena que se sumen al equipo, van a conocer a personas que tienen inclusive mayores discapacidades y que van a poder mejorar bastante”, concluyó.


Compartir esta noticia

Últimas Noticias Publicadas